En la mira del Divino

Por Antonio López    10 de Noviembre a las 16:55

Aún sin comentarios

EL PATRONCITO

En el Instituto Veracruzano del Deporte hay varios temas por tocar, pero iniciaré con una de las últimas tomas de decisiones que ocurren en la “casa del deporte”, apodada también por algunos como la “Caza de Ángeles Ortiz”.

Todo era miel sobre hojuelas cuando uno de los empleados, César Astello, cumplió con la función de ser la pareja de Samantha Ortiz, hija de la directora; tanto así que lo colocaron al frente de la oficina de Transparencia, lo que significó una mejora salarial para “El Patroncito” (como ya le conocían) debido a su doble labor con la familia.

La bronca llegó hace un mes y medio, cuando la feliz pareja, decidió cambiar los besos por los pleitos y las mentadas por las caricias, hasta que César y Samantha dieron por finalizada la relación, lo que le afectó considerablemente al hombre, pues la suegra y jefa se le vino encima con todo ‘el pinche poder’.

En teoría, por tratarse de una institución donde se mide la capacidad profesional de los individuos, y no la capacidad para servir de chofer o compañero sentimental de un familiar; la ruptura no tendría por qué afectar al mencionado... en teoría claro, porque en la realidad se le vino la noche.

Cuál fue la sorpresa de Astello, que la semana pasada, su ascenso se fue por la alcantarilla, ya que en represalia de concluir su ciclo romántico con la hija de la directora, fue mandado como uno más a la oficina de Capacitación.

Al momento le ha salido barato a César Astello su rompimiento sentimental con la hija de Ángeles Ortiz, sin embrago, cuentas mis orejas ivedescas que la flamante directora se la pasa buscando un pretexto para correrlo de una vez por todas, pues el trato que tenían era solo mientras era la suegra.

Lo siento por los que ahorita siguen en romance con la oficina de dirección, porque cuando se acabe el amor, los van a mandar a vender jícamas a la entrada de Leyes de Reforma, si bien les va para ser honestos.

Por ejemplo, Ernesto Peralta es novio de la hermana de Ángeles Ortiz, con lo que se ganó su puesto como Jefe de Calidad para el Deporte, aunque actualmente ocupa el puesto de Subdirector de Desarrollo del Deporte tras la renuncia de Nadia Lugo, un ascenso que también obtuvo al tener contenta a la hermana de la directora.

En resumidas cuentas, el Instituto Veracruzano del Deporte está lleno de nepotismo, injusticias, inoperancia, avaricia, egocentrismo, ignorancia, estupidez y nulo criterio, esto gracias a la tabasqueña que ocupa la silla principal del tercer piso, desde donde ha comido el ‘pinche poder’ y ahora no hay quien la soporte.

Eso sí, la culpa no es del indio si no del que lo hace compadre, por lo que el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares debería hacer algo, pues la dependencia de gobierno es de principio a fin todo lo que tanto criticó cuando no despachaba desde Xalapa, donde ahora está apartado de la realidad y vive en su burbuja como todos los que llegan a ese lugar.


Como dijera ese poeta urbano apodado ‘Ferras’: ¡Ya estuvo!


Twitter: @lamiradeldivino

Facebook: Antonio El Divino López

Visite: www.ladoce.com.mx

[email protected]

Sé el primero en escribir un Comentario




Los comentarios ofensivos, que supongan un claro interés comercial o que no tengan ninguna relación con el tema podrán ser inmediatamente removidos sin previo aviso. Todos los campos de este formulario son requeridos para poder publicar tu comentario. Tu dirección de correo electrónico no será en ningún momento publicada ni compartida con terceros y sólo es usada como dato de referencia.