Victoria con garra

Por Agencias    6 de Enero a las 21:58

Aún sin comentarios

Victoria con garra

La epifanía del gol, la manifestación repentina del hecho más deseado, anhelado y pedido del futbol. Los Pumas se portaron bien, hicieron su tarea y este sábado fueron más que recompensados con un triunfo tan esperado y necesario para la causa universitaria.

El conjunto de la UNAM venció por 3-2 al Pachuca en el Estadio Hidalgo dentro de la jornada inaugural del Torneo Clausura 2018. Tres goles, tres puntos, carta bien hecha en pleno día de los Reyes Magos.

Los Tuzos parecían extender la tragedia felina a este torneo al irse al frente en el marcador por conducto de Franco Jara a los 34? gracias a un cabezazo de frente al marco. Cinco minutos después, Keisuke Honda aprovechaba un regalo del portero Alfredo Saldívar para prácticamente soplar el balón a la meta.

Era una losa tan pesada como las arenas del desierto, pero cuando los deberes son realizados, un Rey Mago puede realizar maravillas, desde la tundra hasta la Bella Airosa. Nicolás Castillo (¿cuándo no?) convirtió el oro, el incienso y la mirra en goles.

El chileno prendió una pelota desde fuera del área instantes antes de ir al descanso en un envío que besó directamente las redes para darle esperanza a Pumas cuando acababa el primer tiempo.

A los 53?, el portero Alfonso Blanco le devolvería la cortesía a su contraparte al soltar un balón en el área que Jesús Gallardo aprovechó para poner la igualdad en los cartones. Ya a los 76?, un pase de fantasía de Matías Alustiza, debutante con Pumas, habilitó a Nicolás Castillo quien realizó una carrera casi desde medio campo con la estrella en la mira, posada en la portería local; el chileno entró al área y cruzó su disparo para firmar doblete y cerrar el marcador.

Los dirigidos por Diego Alonso impusieron condiciones en el primer tiempo. Buscaron errores por la banda de Luis Fuentes quien regresa tras su paso con los Rayados de Monterrey, nulificaron a Marcelo Díaz, atropellaron a Castillo cuando pudieron, pero nunca lograron explotar. Joaquín Martínez fue el gran hombre de los Tuzos para el segundo tiempo, cuando los locales bajaron los brazos ante un vendaval auriazul, pero Víctor Guzmán fue el líder durante el primer tiempo al otorgar asistencia, originar otro tanto, además de tener en sus pies la posibilidad de otro gol, pero su pie fue impreciso a la hora de definir.

El primer gol de Castillo fue vital para los pupilos de David Patiño. El complemento fue netamente capitalino. Pumas aprovechó hasta el último espacio otorgado por la escuadra local e inclinó la cancha a su favor para nunca más cederla. La inteligencia fue otro don otorgado a los felinos en el encuentro, incluso para sofocar cualquier intento de los Tuzos por empatar el encuentro, quienes solo se limitaron a centros o tiros desde fuera del área por parte de Martínez.

Pachuca todavía mantiene la resaca del Mundial de Clubes y la Copa Corona MX de semanas atrás, mientras que Pumas ilusiona en el inicio del Clausura 2018; por lo pronto, los felinos se portaron muy bien en el Hidalgo.